Seguro de título en forma resumida

Seguro de título en forma resumida

Antes del desarrollo de la industria de título a finales de 1800, un comprador de vivienda recibía la garantía del otorgante, la opinión del abogado de título, o un certificado de propiedad como seguridad de la titularidad de la vivienda. El comprador confiaba en la integridad financiera del otorgante o del abogado para su protección. Hoy en día, los compradores de vivienda buscan principalmente el seguro de título para que les proporcione esa protección. Las compañías de seguros de título son reguladas por la ley estatal. Ellas están obligadas a publicar las garantías financieras, para así asegurar que cualquier reclamo será pagado de manera oportuna. Estas compañías también deben mantener sus propias bases de datos en  las cuales almacenan duplicados de las escrituras registradas, de las hipotecas, de las parcelas, y de otros registros de la propiedad del condado pertinente.

  • ¿Qué es el seguro de título?

El seguro de título proporciona cobertura  para ciertas pérdidas que puedan resultar de defectos en el título y que, en su mayor parte, se produjeron antes de la titularidad. El seguro de título protege contra defectos tales como previos fraudes o falsificaciones que pudieron haber pasado desapercibidos incluso hasta después del cierre y que posiblemente pueden comprometer su titularidad e inversión.

  • ¿Por qué se necesita seguro de título?

El seguro de título asegura a los compradores contra el riesgo de que no hayan adquirido un título comercializable por parte del vendedor. Este seguro está diseñado principalmente para reducir el riesgo o pérdida causado por previos defectos en el título. Una póliza de préstamo de seguro de título protege el interés del prestamista hipotecario, mientras que una póliza de propietario protege el patrimonio del comprador por el tiempo que usted o sus herederos (en ciertas pólizas) sean dueños de la propiedad inmobiliaria.

  • ¿Cuándo es el vencimiento de la prima?

En el cierre de la custodia, usted paga por la póliza de seguro de título del propietario sólo una vez y quien paga por la póliza del propietario y por la póliza del préstamo varía dependiendo de las costumbres locales.