Descripción del proceso “en custodia”

En custodia es un proceso en el que, tanto el comprador como el vendedor, colocan instrucciones escritas, documentos y fondos en poder de un tercero neutral hasta que se cumplan ciertas condiciones. Este proceso de custodia le permite a las partes involucradas tratar unos con otros sin riesgo; proporciona la contabilidad de todos los fondos depositados en la custodia, y provee una declaración de cierre (liquidación) para el comprador y el vendedor. En una transacción de bienes raíces, el comprador no le paga al vendedor directamente por la propiedad. El comprador le entrega los fondos al encargado de la custodia. Este último, actúa como un tercero neutral, y se ocupa de verificar que la póliza de seguro de título pueda ser emitida de acuerdo con los términos del contrato. Luego, el encargado de la custodia gestiona los documentos de transferencia de título de propiedad a el comprador; para la emisión de la póliza de título, el encargado de la custodia paga cualquier gravamen y todos los costos asociados con la compraventa que son imputables al comprador y al vendedor, y desembolsa el producto neto o resultado de las ventas al vendedor. Si el comprador recibe un nuevo préstamo, el dinero del prestamista es depositado en la custodia y los documentos de seguridad de la entidad crediticia se registran al mismo tiempo que la escritura.